viernes, 3 de febrero de 2012

hipotecar el alma

eso es lo que le dije a mi madre por teléfono una noche al volver a casa después de trabajar, mamá, siento que estoy hipotecando mi alma, ¿por qué hijo? porque dedico casi toda mi vida al trabajo y lo que realmente me permite sentir que aprovecho mi vida es otra cosa, estoy hecho para algo más grande, insignificante a su vez, pero más grande, no para un gran coche ni unos grandes abdominales, no para una gran envidia que es lo que siento a veces o un gran rencor, estoy hecho para una vida con el viento en la cara y el olor a barro, con arena en los zapatos, una vida en la que coger un tren o cruzar una calle sea una razón para sonreir y dar gracias, gracias, mamá, yo quiero escribir, quiero construir cabañas con mis manos, montar muebles, ayudar a esa señora a masticar, apretar una mano, acariciar una espalda, estoy hecho para fregar una cacerola, para fregar este suelo y que te sientas bien, mi vida no es prosperar y vivir en el centro y que los cubiertos brillen, no es una nevera silenciosa no frost de cinco estrellas, no estoy hecho para montar en yate, ni para el brunch, ni para sentarme en la silla de un despacho y meter mi clave, reponer producto, cuadrar horarios, mamá, mi vida debe ser otra cosa, esa otra cosa por la que algunos abrazan con fuerza y se emocionan, una vida con la piel de gallina y los ojos brillantes, ahora me acuerdo, una vida por la que me apetezca despertarme y correr, desayunar con ganas para tener fuerzas y vivir esa vida de saber que el alma está salvada, ¿y cómo salvarás tu alma, hijo? no lo sé mamá, tal vez haciendo bien las cosas, tal vez siendo constante, coherente, tal vez arañándole horas al esfuerzo y escribiendo más, leyendo más, sintiendo que peleo por hacer bien algo que le importa a alguien, algo para que tu sangre lleve oxígeno a algún lugar intransitable, esa punta última del dedo, esa fibra fría del alma. Ánimo hijo. Gracias mamá.

4 comentarios:

BGF dijo...

¡Qué bueno! Te debo una visita. Estoy liada con un artículo pero en cuanto lo acabe voy :)

Danilo T. Brown dijo...

hay que ver, me pongo sentimental y sensiblero y le gusta a todo el mundo y cuando voy de posmoderno nada de nada :(
Gracias BGF :) por allí te espero con los libros abiertos, digo brazos. No vayas un día que yo libre ¿eh?

BGF dijo...

¡¡Espero que no coincida con que libras!! Ya sería mala pata. Seguramente iré martes o miércoles ;)

[G] dijo...

'La camelia sobre el musgo del templo, el violeta de los montes de Kyoto, una taza de porcelana azul, esta eclosión de la belleza en el corazón mismo de las pasiones efímeras, ¿no es acaso a lo que todos aspiramos? […] La contemplación de la eternidad en el movimiento mismo de la vida'.

‘L’Elégance du hérisson’. Libro de cabecera.

Sobre tu texto:
B de boni(a)to.