domingo, 22 de enero de 2012

visual artist

Siempre he querido ser artista visual, visual artist, con una tarjeta de visita chula, diseñada por mi compañera de piso que también es visual artist y le encanta el color amarillo. En la tarjeta pondría: Danilo T. Brown, Visual Artist, nº de teléfono, web personal y e-mail. Vestiría siempre con sombrero y gafas de pasta de colores chillones, hay que gritar, ser rápido, la ropa será algo importante, una voz que le dice cómo soy al que me da la mano, cómo soy a la señora que me vende pimientos en el mercado. Un visual artist es alguien con suerte, no tiene que escribir, las ideas son cosas, planos, marcas, luces, la historia que cuenta con sus diseños o sus ilustraciones es algo que sale sin pensar, de pronto, en un clac, un clic, un pam, con la tele encendida y el mismo disco sonando todo el rato, igual que Andy, pintar cuadros con distracciones para no centrarte demasiado, no pensar demasiado, el arte visual si se medita mucho sale acartonado, se nota, se para, no grita, el arte visual o visual art debe ser espontáneo como la vida, como una ráfaga, como un trayecto de autobús, algo simple como un ticket de parking, y las exposiciones, siempre las exposiciones, tendré que ir a todas las exposiciones, saludar a los amigos con envidia, explicarles mi trabajo, en lo que estoy ahora, ¿en qué estás ahora? Y aunque simplemente me dedique a pintar, o diseñar con photoshop cosas que no significan nada en concreto, tendré que inventarme una historia por detrás, porque el visual art no puede ser algo carente de significado, la gente no compra algo si no es profundo, la gente no compra algo si no está lleno de inquietudes, la gente no compra algo si no le ayuda a no morir durante un tiempo. Siempre he querido ser artista visual, visual artist, estudiar bellas artes y llevar los dedos manchados de pintura. Pero no. Soy librero, escritor y director de orquesta y mis gafas de pasta son negras.

3 comentarios:

[G] dijo...

Hacen 2x1 en muchas ópticas
mi madre se compró unas muy cool
el otro día
con degradado azul
casi nada, sólo un ojo de la cara
(menos mal que el otro
aún lo conserva)

También te sugiero que metas las manos en el primer charco de lluvia que veas.

Y que no vayas a garitos bohemios
donde 4 gatos afilan las uñas
para cuando llega un nuevo pichón.

El aburrimiento lo es todo. Para ellos lo es. Para ti escribir esto también... y para mí joderlo con un comentario.

isabel bono dijo...

qué fue de tus gafas amarillas?

(poda poda poda)
(dice una voz lejana)

Danilo T. Brown dijo...

lo del charco me encanta :)

Bono, podar? esto no es un poema ni lo pretende, es una improvisación :9 pero si quieres podar, poda :) y me lo mandas jeje